¡Alégrate, el Señor está contigo!

Mensaje Espiritual

 

 

 

Viernes, 9 de noviembre de 2018

Dedicación de la Basílica de San Juan de Letrán

Fiesta – Blanco

Ezequiel 47, 1-2. 8-9. 12 / Juan 2, 13-22

Salmo responsorial Sal 45, 2-3. 5-6. 8-9

R/. “Vengan a contemplar las obras del Señor”

 

Santoral:

La Dedicación de la Basílica de San Juan de Letrán

 

 

Obras mejor que palabras

 

Las palabras mueven, los ejemplos arrastran.

Es verdad. No hace falta que traten

de convencernos que el mejor remedio

para acabar con toda clase de dependencias,

es que el que da el consejo sea libre.

Pero por desgracia vemos que la práctica

es muy distinta, pues “es más fácil predicar

que dar trigo”. Sin embargo, hacen muy bien

los doctores en aconsejar a los enfermos

sobre los perjuicios que acarrean el tabaco

y el alcohol, aunque ellos fumen y beban.

 

Gandhi estaba convencido de que había

que ser consecuentes con lo que se creía.

“Cuando leo el evangelio, me siento cristiano,

pero cuando os veo a los cristianos hacer

la guerra, oprimir a los pueblos colonizados,

emborracharse, fumar opio…, me doy cuenta

de que no vivís el evangelio”. (Gandhi)

 

San Agustín fue un gran pecador.

Pero tuvo la suerte de tener una madre cristiana

que a base de oraciones, muchas lágrimas

y amor incondicional le salvó.

Tardó muchos años, pero al fin Agustín

se encontró con el amor de Dios a través

del comportamiento de su madre.

 

De ella recibió el tesoro de buenas obras,

sabias enseñanzas, mucha fe y mucho amor.

“Lo mejor que un padre puede dejar a sus hijos

es el ejemplo de sus virtudes y la herencia

de sus bellas acciones. (Cicerón)

 

Bastaría que alguien nos amara de verdad,

para dejar de comer dulce, aunque él siga

con esa y otras tantas adiciones.

 

“Bastaría que nos sintiéramos amados

incondicionalmente de una sola persona

para estar sanos y bien desarrollados”.

 

P. Eusebio Gómez Navarro OCD