¡Alégrate, el Señor está contigo!

Mensaje Espiritual

 

 

 

Viernes, 6 de Abril de 2018

Viernes de la Octava de Pascua

Del propio – Blanco

Hechos 4, 1-12 / Juan 21, 1-14

Salmo responsorial Sal 117, 1-2. 4. 22-27a

R/. “¡Den gracias al Señor, porque es bueno,

porque es eterno su amor!”

 

Santoral:

San Prudencio, San Marcelino

y Beata Pierina Morosini

 

¡Que no puedan decir! ¡Digámoslo primero!

 

Abrid el sepulcro:

¡no está! ¡Ha resucitado!

Levantad el ánimo:

¡no está! ¡Ha resucitado!

 

Elevad un canto de acción de gracias:

¡no está! ¡Ha resucitado!

Llamad y comunicad vuestra alegría:

¡no está ¡Ha resucitado!

 

Ungid vuestras manos con la fragancia del sudario:

¡no está! ¡Ha resucitado!

Y no ceséis de pregonar vuestro gozo:

¡no está! ¡Ha resucitado!

Aprovechad este caudal de salvación:

¡no está! ¡Ha resucitado!

 

Porque si no abrís el sepulcro,

otros dirán que estuvo cerrado siempre.

Si os cerráis al secreto de la Pascua,

no viviréis alegremente.

Si no cantáis vuestra fe,

alguien dirá que fuisteis cristianos sin tono ni sonido.

 

Porque si no dais razón de vuestra esperanza,

podrán decir que os la reservasteis

para vosotros exclusivamente.

Y si no os acercáis a lo poco

que quedó de Jesús, olvidaréis que,

como vosotros, tuvo que arroparse.

 

Ciertamente, amigos,

no podemos dejar de gritar a los cuatro vientos,

lo que la fe nos ha sugerido Aquél,

que con fe, hemos celebrado.

Que Jesucristo, después de muerto, ha resucitado

Y, si alguien os dice que no, que eso no es posible,

decidle sencillamente:

¡Asómate al sepulcro vacío!

Eso sí, para asomarse,

hay que hacerlo sin vértigo, sin miedo,

y con los ojos de la fe.

¡Aleluya! ¡Ha resucitado!

 

P. Javier Leoz