¡Alégrate, el Señor está contigo!

Mensaje Espiritual

 

 

 

Viernes, 1 de junio de 2018

Semana 8ª durante el año

Memoria obligatoria – Rojo

1 Pedro 4, 7-13 / Marcos 11, 11-25

Salmo responsorial Sal 95, 10-13

R/. “¡El Señor viene a gobernar la tierra!”

 

Santoral:

San Justino, San Pánfilo, San Renán

 

Tiempo difíciles, alas fuertes

 

Los buenos observadores afirman que:

 

El pájaro canta, aunque la rama en la que está

posado cruja, esté a punto de romperse:

sabe de lo que son capaces sus alas.

 

El pájaro canta porque, en el momento de necesidad

urgente, confía plenamente en el poder de sus alas

para emprender el vuelo, cielo arriba, y superar el peligro.

 

La misionera Roser Morera, que lleva 30 años en Zaire,

contaba que un proverbio zaireño dice:

 

«Si quieres que un pájaro vuele...

has de fortalecer sus alas».

Si no queremos hundirnos, por adversidades

que tengamos, sino que podamos elevarnos

y trascenderlo todo, hemos de procurar fortalecer

nuestras «alas»: la fe y la esperanza.

 

Los hay que sufren en demasía.

Y es tal vez porque: no supieron fortalecer,

a su debido tiempo, su par de «alas»

la fe y la esperanza;

o renunciaron a ellas; o las dejaron olvidadas

en el desván de la increencia;

o las arrinconaron en el trastero del olvido...

 

Y, evidentemente, sin fe, sin esperanza sin «alas»,

cuando aparecen los momentos difíciles,

las dificultades graves... son incapaces de remontarlos

y volar, confiadamente, cielo arriba...

Y es que las «alas» la fe y la esperanza dan seguridad.

Si muchos las tuvieran «fuertes»... volverían a cantar.

 

J.M. Alimbau