¡Alégrate, el Señor está contigo!

Mensaje Espiritual

 

 

 

Sábado, 26 de mayo de 2018

Semana 7ª durante el año

Memoria obligatoria – Blanco

Santiago 5, 13-20 / Marcos 10, 13-16

Salmo responsorial Sal 140, 1-3.8

R/. “¡Que mi oración suba hasta ti, Señor!”

 

Santoral:

San Felipe Neri, Santa Mariana, San José Chang,

San Juan Doa y Mateo Nguyên,

San Pedro Mártir Sans

 

 

¡Quién te descubriera, mi Dios!

 

Tan Único y, a la vez tan distinto,

como Padre, Hijo y Espíritu Santo

pero, sabiendo que el AMOR,

puede interpretar tan gran secreto.

Eres el Dios con nosotros y, todavía,

andamos empeñados en caminar solos,

en creer y vivir incomunicados,

en amarnos, más a nosotros mismos,

que disfrutar dándonos a los demás.

 

¡Quién  te descubriera, mi Dios!

Como Alguien que no alcanzo a entender

pero, como Alguien, que vive conmigo,

que se ofrece en un misterio de Tres personas,

que habla con la fuerza y la autoridad del Padre,

que ama con las manos y el  cuerpo del Hijo,

que quema con el fuego del Espíritu Santo.

 

¡Quién  te descubriera, mi Dios!

Como Dios verdadero, único e indiviso.

Como Dios futuro,

pero presente en nuestras tribulaciones.

Como Dios familia, y llamándonos a la comunión.

Como Dios que busca la unión, y no la dispersión.

 

¡Gracias,  Señor!

No eres un Dios solitario.

No eres un Dios cerrado.

No eres un Dios independiente.

 

¡Gracias,  Señor!

Porque, en tu intimidad,

sabes desplegarte en tres personas tan distintas,

pero en un mismo Dios verdadero.

¡Gracias,  Señor!

 

P. Javier Leoz