¡Alégrate, el Señor está contigo!

Mensaje Espiritual

 

 

 

Sábado, 16 de diciembre de 2017

Semana II° de Adviento

Feria – Morado

Eclesiástico 48, 1-4. 9-11 / Mateo 17, 10-13

Salmo responsorial Sal 79, 2ac. 3b. 15-16. 18-19

R/. “¡Restáuranos, Señor; y seremos salvados!”

 

Santoral:

Santa Adelaida (o Alicia) y San Everardo

 

¿Por qué tengo que estar alegre?

 

Entre otras cosas, porque sé, Señor

que Tú llegas por mí y para mí.

Porque ves el vacío que existe en el hombre

si Tú no estás dentro.

 

¿Por qué tengo que estar alegre?

Porque soy consciente, Señor,

que la llegada de un amigo

altera la vida de una familia,

el orden al que estamos acostumbrados.

 

¿Por qué tengo que estar alegre?

Porque, ante las calamidades, Señor,

no es bueno acobardarse,

no es sensato reprimirse,

no es cristiano acomplejarse:

hay que sonreír, incluso, en la aflicción.

 

¿Por qué tengo que estar alegre?

Alegre por tu llegada, Señor.

Alegre por tu Nacimiento, Señor.

Alegre porque, Tú, me das la fuerza.

Alegre porque vienes a  levantarme.

Alegre porque mi ALEGRÍA eres Tú.

Alegre porque mi ILUSIÓN eres Tú.

 

¿Por qué tengo que estar alegre?

Porque al final de la oscuridad brillas Tú, Señor.

Porque en los problemas socorre tu mano, Señor.

Porque en las dudas, envías certezas.

Porque en la soledad, eres eterna compañía.

Porque vienes, y si vienes, es para estar conmigo.

 

¿Por qué tengo que estar alegre?

Porque, sin alegría, algo faltará en mi corazón.

Porque, sin alegría, puede que pases de largo, Señor.

Porque, sin alegría, la vida no es vida.

Porque, sin alegría, falta la luz a cada uno de mis días.

Porque, sin alegría, ¿puedo acogerte en mi casa, Señor?

 

¿Por qué tengo que estar alegre?

Simplemente porque al tenerte, Señor,

no siento otra cosa en mí sino la ALEGRÍA.

Tú, Señor, tu Nacimiento y tu llegada,

es la causa de mi gozo,

la música de mi alma

la alegría de mi cara

¡Gracias, Señor! ¡Tú eres la causa de mi felicidad!

 

P. Javier Leoz