¡Alégrate, el Señor está contigo!

Mensaje Espiritual

 

 

 

Sábado, 3 de noviembre de 2018

Semana 30ª del Tiempo Ordinario

Feria o Memoria libre – Verde / Blanco

Filipenses 1, 15. 18b-26 / Lucas 14, 1. 7-11

Salmo responsorial Sal 41, 2-3. 5bcd

R/. “¡Mi alma tiene sed del Dios viviente!”

 

Santoral:

San Martín de Porres, San Huberto, San Guénael,

Santa Silvia, San Pedro José Almató, San Pedro

Francisco Nerón, Beato Pío de San Luis

y Beato Ruperto Mayer

 

 

Usa tus sentidos
 

Usa tus ojos para ver la belleza de la vida,

o para ver el interior de las personas...

No los uses para criticar maliciosamente

de cómo se ven o visten los demás,
o para juzgar a las personas,

sólo por sus apariencias.

Usa tus oídos, para escuchar a tu prójimo,

y poder ofrecerle una palabra de aliento,

para escuchar los sonidos agradables,

que te ayudan a olvidar las dificultades,

y edifican tu interior.

No los uses como un arma,

o para envenenar a los demás.

Usa tu olfato, para percibir el olor de las flores,

del perfume, del amor...

No lo impregnes, con los malos olores,

como lo son el odio, el egoísmo, la traición.

Usa tu gusto, para saborear el triunfo

de tus metas alcanzadas, de los logros

obtenidos con esfuerzo y dedicación...

No lo uses para saborear,

las derrotas de otros.

Usa tu tacto, para sentir y dar amor,

para tocar a las personas con tus deseos

positivos, con tu caridad...

No lo uses para pedir injustificadamente.

El sexto sentido, el más importante,

es el que nos da la sabiduría para distinguir

la diferencia entre los otros sentidos,

entre el bien y el mal, entre dar o recibir,
entre construir o desmoronar.

A veces miramos sin ver,

oímos sin escuchar,

olemos sin percibir,

probamos sin saborear,

tocamos superficialmente.

Usa tus sentidos sabiamente,

no se trata de cuántos tengas,

sino de cómo los utilizas.