¡Alégrate, el Señor está contigo!

Mensaje Espiritual

 

 

 

Miércoles, 24 de enero de 2018

Semana 3ª durante el año

Feria o Memoria libre –  Verde / Blanco

2 Samuel 7, 4-17 / Marcos 4, 1-20

Salmo responsorial Sal 88, 4-5. 27-30

R/. "Le aseguraré mi amor eternamente

 

Santoral:

María, Reina de la Paz,

San Francisco de Sales

 

 

La felicidad son pétalos

 

La felicidad son pétalos de años que Dios pone

en nuestras manos para convertirla en una rosa.

La buscamos a nuestra medida, le fabricamos

un entorno irreal que no tiene, la soñamos

más que la vivimos. Y muchas veces,

llevándola dentro, la sacamos fuera

y la desfiguramos en un ambiente de superficialidad.

 

Es intimidad en el amigo, luz en el hogar,

es detalle, beso, sonrisa, flores, cielo, mar.

 

Es verdad que la felicidad no es siempre estable,

fija, duradera. Más bien parece un parpadeo,

una luz que dura minutos, como huecos de trecho

en trecho en una red muy tupida.

 

Los sufrimientos, en cambio, parecen un beso

que se estanca, se posiciona, se adueña, se queda.

Si no se agota en ti la resistencia de la voluntad,

ni las fuerzas de las emociones, ni el hambre

de aventura, ni la frescura de los hondos

manantiales de la vida, has conocido la felicidad.

 

Si los golpes no te rompen la fe, si la indiferencia

no te cierra las manos, si el egoísmo y la avaricia

no te secan los sentimientos y llegas al fin

con capacidad de emoción, de llanto, de perdón,

de ternura, de plegaria, de luz, has conocido la felicidad.