¡Alégrate, el Señor está contigo!

Mensaje Espiritual

 

 

 

Miércoles, 3 de octubre de 2018

Semana 26ª durante el año

Feria – Verde

Job 9, 1-12. 14-16 / Lucas 9, 57-62

Salmo responsorial Sal 87, 10b-15

R/. “¡Que mi plegaria llegue a tu presencia, Señor!”

 

 Santoral:

San Francisco de Borja, Santos Evaldo el Moreno

y Evaldo el Rubio, San Remigio, Santa Blanca

o Cándida y San Gerardo

 

Los sentidos, como un velo espeso

 

“Los sentidos ante nosotros están como un velo espeso”,

decía Teodoro de Edesa, siglo X.
El velo del amor a sí mismo cubre el corazón, impidiendo

que le sean revelados los fundamentos del universo,

comentaba Elías el Edicos, en el siglo VII.
 

Parecen escritas hoy mismo estas palabras.

Hay momentos en tu vida en los que deseas

llegar muy alto en tus sublimes aspiraciones.

Todo lo ves lindo y hermoso. Y sin embargo,

cuando menos lo piensas, los sentidos

te juegan una mala partida.

Te sientes incapaz de dominar tus apetencias

sensoriales. Una cosa es lo que tu mente

y corazón anhelan y otra bien distinta lo que,

en realidad, haces. Los sentidos te cubren

e impiden ver horizontes amplios, cielos azules

y estrellados; cumbres altas y mares amplios.

Ellos tienden a encerrarte en tu propio castillo

y a verte simplemente como un amasijo

de pasiones desorbitadas.

La solución a tu desaguisado reside en que

cada día envíes a tu corazón el rocío de tu lluvia

fina y delicada, consistente en el cultivo

de tus virtudes y cualidades.

La virtud te conducirá a ver el universo en toda

su magnificencia. La virtud hará que contemples

de forma positiva todo cuanto eres y cuanto haces.
No hay mejor terapia para tu progreso personal

que la admiración de todo aquello que te enriquece

en tus valores imperecederos.

 

La luz de tu fe te hará descubrir la esencia

de las cosas; el faro de la esperanza te sumergirá

en un universo en el que todo es glorioso;

el fuego del amor te hará quemar tus vicios

y encenderá en ti una hoguera permanente

de comprensión de todo y de ti mismo.

¡Vive hoy feliz!

 

P. Felipe Santos Campaña SDB