¡Alégrate, el Señor está contigo!

Mensaje Espiritual

 

 

 

Martes, 27 de marzo de 2018

MARTES SANTO

Del propio – Morado

Isaías 49, 1-6 / Juan 13, 21-33. 36-38

Salmo responsorial Sal 70, 1-4a. 5-6ab. 15. 17

R/. “Mi boca anunciará tu salvación, Señor”

 

Santoral:

Beato Peregrino o Pelegrino

Las tres montañas

 

En tres montañas os lo dije.

Vine para que tuvierais VIDA en abundancia.

La cruz fue alas que me elevaron hacia el cielo....

fue supremo acto de servicio: por DIOS y por VOSOTROS.

La cruz, para quien no cree, cuando le llega es algo

que lo aplasta contra el suelo

La cruz, para quien cree, es algo que nos lleva al valor

del esfuerzo y del sacrificio, del amor y de la entrega.

 

Os lo dije en tres montañas.

Bienaventurados cuando os persigan por mi causa.

Cuando no os entiendan, cuando os traten de locos,

cuando os aparten y os calumnien, cuando por falsos

pretextos os digan que “eso de creer” es para los foros más internos.

En la Montaña de las Bienaventuranzas os lo advertí:

vuestras lágrimas, cuando sean de sangre,

se convertirán en puertas abiertas en el cielo.

 

Os lo dije en tres montañas.

En el Calvario no os lo dije con palabras. Pero habló mi vida.

Mi sangre derramada fue sin duda la mejor obra sin necesidad

de abrir mis labios. Os lo dije y os lo digo: no hay mayor grandeza

que dar la vida por los amigos y, también, por los enemigos.

Fue la primera transfusión de sangre bajada desde el cielo.

A partir de entonces muchos...han recobrado

y han tenido nueva vida. ¡Da gracias al Padre!

 

Os lo dije en tres montañas.

En el Tabor en mi resplandor DIOS dijo se complacía

en mí desde el cielo. Os dije que las horas de triunfo

exigen horas de muerte. Que el anuncio de gloria

viene precedido por momentos de fracaso aparente.

¿Lo recordáis?....pues también os lo dije.

 

P. Javier Leoz