¡Alégrate, el Señor está contigo!

Mensaje Espiritual

 

 

 

Martes, 26 de junio de 2018

Semana 12ª durante el año

Feria – Verde

2 Reyes 19, 9b-11. 14-21. 31-35a. 36 / Mateo 7, 6. 12-14

Salmo responsorial Sal 47, 2-4. 10-11

R/. “El Señor afianzó para siempre su Ciudad”

 

Santoral:

San Josemaría Escrivá de Balaguer,

San José María Robles,

y San José María Ma-Tai-Shun

 

“Ser” frente a “tener”

 

Tener es una de tantas adicciones de los humanos,

muy sutil y atrayente, pero destructora de la persona.

Vivimos en la cultura del tener, del poseer, del acaparar.

Quien no tiene dinero, cultura, tierras... no vale.

 

Para vivir necesitamos tener; pero la meta de muchos

es simplemente tener y gozar de lo que tienen.

Cuando la persona se preocupa sólo de tener...

el “ser” no tiene cabida.

La cultura del tener no pregunta quién eres,

sino cuánto tienes...

 

La pasión del tener termina convirtiendo al “propietario”

en prisionero de lo que tiene, esclavo de lo que posee.

El que ama las riquezas jamás se ve saciado.

“El que ama el dinero, no se sacia jamás, y al que ama

la opulencia, no le bastan sus ganancias”. (Ecl 5, 9)

No cabe duda de que el dinero seduce,

pues con él se consigue todo o casi todo:

fama, honra, vida suave, respeto...

“Poderoso caballero es Don Dinero”.

Por él muchos se han hecho cautivos de la avaricia

y prisioneros de sus caprichos.

 

En el tener desbocado, sin mesura, no hay una relación

viva entre el yo y lo que tengo.

Las cosas y yo nos convertimos en objetos;

yo las tengo, porque tengo poder para hacerlas mías;

pero también existe una relación inversa:

las cosas me tienen, debido a que mi sentimiento

de identidad, o sea, de cordura, se apoya en que yo tengo

cosas (tantas como me sea posible).

 

La persona sensata y equilibrada tiene que elegir entre

“ser” o “tener”. Pero si uno opta por el tener es difícil,

casi imposible, que sea él mismo.

Tener y ser los podemos llevar a lo más sagrado que es el amor.

Experimentar el amor en la línea del tener es aprisionar,

cerrar, cortar alas a lo que se ama. Cuando se ama

de verdad, hay respeto, libertad, cuidado de la persona,

paz, alegría, aumento de vitalidad.

 

Algunos matrimonios, en vez de amarse, acuerdan

compartir lo que tienen: dinero, casa, hijos...

Más que una familia, parecen empresas...

 

El tener lleva en nuestros días a otra actitud: consumir

todo lo que cae en las manos, devorar todo lo que está

a nuestro alcance. Se consume la televisión, el sexo,

el coche... de tal forma que muchos llegan a pensar

que “ser” es el resultado de lo que tengo y consumo.

 

San Juan de la Cruz, consciente del daño que hace

el tener sin equilibrio, propone el poseer a Dios

para liberarse de las cosas y de las criaturas.

El alma no ha de estar atada a nada, ya que

apego esclaviza.

 

Los grandes maestros de la espiritualidad han elegido

“ser” frente a tener. Buda enseña que, para alcanzar

la etapa más elevada, no debemos anhelar posesiones.

Jesús cuestiona: ¿De qué le servirá al hombre,

ganar el mundo entero, si pierde y arruina su vida? (Lc 9, 25)

 

Nuestra meta debe estar en el ser, no en el tener.

Nuestro corazón debe estar en Dios; será la única

forma de no desfigurar el verdadero amor.

 

P. Eusebio Gómez Navarro OCD