¡Alégrate, el Señor está contigo!

Mensaje Espiritual

 

 

 

Martes, 13 de marzo de 2018

Cuarta Semana de Cuaresma

Feria – Morado

Ezequiel 40, 1-3; 47, 1-9. 12 / Juan 5, 1-3a. 5-18

Salmo responsorial Sal 45, 2-3. 5-6. 8-9

R/. El Señor está con nosotros!”

 

Santoral:

Santos Rodrigo y Salomón,

Beato Ángel de Pisa y San Humberto

 

 

Comienza con lo que tienes

 

Tú ya tienes todo lo que necesitas

para comenzar a crear tu futuro.

Sin embargo, a veces te encuentras diciendo:

“Si tan sólo tuviera esto... si al menos esto

fuera distinto... si tuviera más dinero...”

No exageres la importancia de las cosas

que no tienes; empieza con lo que tienes,

no con lo que te hace falta.

No permitas que aquello que no puedes hacer,

te impida hacer lo que sí puedes.
La pasividad prolongada paraliza la iniciativa.

Para la mente que vacila, todo parece imposible.

No esperes que existan circunstancias extraordinarias

para hacer el bien; hazlo en las situaciones comunes.

No necesitas más energía, habilidad ni mayores

oportunidades, lo que debes hacer es sacarle

provecho a lo que ya tienes.

“El encanto de lo distante y lo difícil es engañoso.

La gran oportunidad se encuentra donde está’’,

dijo John Burroughs.

Lo que puedes hacer ahora es la única influencia

que tienes sobre tu futuro; la grandeza verdadera

consiste en demostrar excelencia en las pequeñas cosas.

No te quejes porque no tienes lo que quieres,

agradece no recibir lo que mereces.

No serás feliz hasta que no aprendas a sacarle provecho

a lo que ya tienes; no te preocupes por lo que no tienes.

La alegría nunca vendrá a quienes no saben apreciar

lo que ya poseen. La mayoría de las personas cometen

el error de buscar muy lejos aquello que está cerca.

Nunca alcanzarás mayores logros, a menos

que te lances antes de estar listo.

Nadie logró el éxito mientras esperaba

que todas las condiciones fueran "ideales’’.

La Biblia dice: “El que mira el viento no siembra

y el que mira a las nubes no cosecha.” (Ecl 11, 4)

Esto significa que si esperas a que se den 
las condiciones perfectas, nunca llegarás a nada.

No pierdas el tiempo con dudas y temores

acerca de lo que no tienes, dedícate de lleno

a terminar la tarea que tienes en tus manos,

sabiendo que el correcto desenvolvimiento actual

es la mejor preparación para tus años venideros.
Simplemente hazlo, con lo que tienes.