¡Alégrate, el Señor está contigo!

Mensaje Espiritual

 

 

 

Martes, 10 de julio de 2018

Semana 14ª durante el año

Feria o Memoria libre – Verde / Blanco

Oseas 4, 1; 8, 4-7. 11-13 / Mateo 9, 32-38

Salmo Responsorial Sal 113B, 3-7ab. 8-10

R/. “¡Pueblo de Israel, confía en el Señor!”

 

Santoral:

San Cristóbal, Santos Antonio Nguyen Quynh

y Pedro Nguyen Khac, Beato Pacífico

y Mártires de Damasco

 

 

La esperanza

Cuando se pierde la esperanza se pierde

todo y de nada sirve seguir, es como continuar

sin combustible, como estar vacío, como ser

un cuerpo y nada más que solo se desplaza

de aquí para allá.

 

La esperanza es un gran motor y no debemos detenerlo.

Si tantas veces hablamos de la fuerza de nuestros

pensamientos, si sabemos que somos imanes
de atracción, si estamos convencidos de que todo

depende de uno mismo, si leemos y leemos,

vamos a talleres y tratamos de ser un bálsamo

en la vida de los otros, aconsejándolos y dándoles fuerzas

¿por qué luego dejamos que en nuestras propias vidas

el dolor, el sufrimiento, la injusticia, el desamor

y tantas otras cosas, nos hagan perder las ilusiones,

y dejamos que la esperanza se apague lentamente?

Hoy puede ser un día diferente; está en vos ser

como las aves, ellas nos dan a diario una enseñanza

que no podemos dejar pasar, porque aún cuando

las encontramos heridas en una vereda, están piando

con la esperanza de ser oídas por sus compañeras

y de esa forma poder seguir volando...

Amiga, amigo... en estos tiempos en que la esperanza

parece ser una palabra olvidada, te pido que cierres

los ojos lentamente y que veas tu problema, lo que hoy

te preocupa está ahí frente a ti... entonces enciende

ese motorcito que apagaste cuando la tristeza

o la incertidumbre te dejaron sin fuerzas y lentamente

comienza a imaginar, a soñar que todo puede ser mejor,

que los problemas pueden tener solución y que está ahí,

muy cerca la posibilidad de volver a empezar y de ser feliz...

¡Vamos! Enciende la llama de la esperanza en tu vida,

y estoy seguro que tu vida cambiará...