¡Alégrate, el Señor está contigo!

Mensaje Espiritual

 

 

 

Martes, 3 de julio de 2018

 Santo Tomás, apóstol

Fiesta – Rojo

Efesios 2, 19-22 / Juan 20, 24-29

Salmo Responsorial Sal 116, 1.2

R/. “Id por todo el mundo, anunciad el Evangelio”

 

Santoral:

Santo Tomás, San Felipe Phan, San José Nguyen,

Santos Pedro y Juan Bautista Zhao,

Beato Raimundo o Ramón Lull y

Beata María Ana Mongas Fontcuberta

 

 

Yo soy tu única riqueza

 

Yo soy tu única riqueza,
la que dura para siempre,
el que colma plenamente
el que llena tu pobreza.

Soy el tesoro escondido
en el campo de tu vida,
soy la alegría perdida
cuando quedo en el olvido.

Yo soy la perla preciosa,
por la que vale la pena
todo afán y toda pena
y dejar todas las cosas.

Pues rico es el que me encuentra,
el cofre que me cobija,
rico será el que me elija
llevando su cruz a cuestas.

Yo seré para él el todo
la fuente de su consuelo,
el ansia de su desvelo,
su riqueza y su tesoro.

La plenitud de sus días,
la paz que embarga su alma,
la serenidad, la calma,
la dicha que peregrina.

La saciedad del deseo
de un Amor que no se apaga,
el vino añejo que embriaga,
la sed de Amor verdadero.

Yo soy tu única riqueza,
el que colma tus entrañas,
aquel que nunca te engaña,
la esencia de tu grandeza.

El que te promete un reino
que trasciende el universo,
y te enamora en un verso
que sabe de Amor eterno.

Soy tu camino y tu meta,
la posesión de tu historia,
la esperanza en tu memoria,
y la paz que te deleita.

Soy por quien vale la pena
perderlo todo y perderse,
basta sólo convencerse
de que soy la Vida plena.