¡Alégrate, el Señor está contigo!

Mensaje Espiritual

 

 

 

Lunes, 28 de mayo de 2018

Semana 8ª durante el año

Feria – Verde

1 Pedro 1, 3-9 / Marcos 10, 17-27

Salmo responsorial Sal 110, 1-2. 5-6. 9. 10c

R/. “¡El Señor se acuerda eternamente de su Alianza!”

 

Santoral:

Santa Ripsimena, San Germán de París,

San Pablo Han y Beata Margarita Pole

 

 

 ¿Por qué este dolor?

 

Una de las realidades que menos comprendes es la del dolor.

¿Por qué tengo que sufrir esta enfermedad?

¿Por qué me ha tocado a mí que tengo familia,

hijos, posesiones, riquezas?

¿Por qué me ha tenido que venir este dolor

en la flor de mis años?

¿Por qué me deja mi novia o novio?

¿Por qué se ha muerto mi padre o mi mejor amigo?

¿Por qué¿ ¿Por qué?...
Y así podrías ir enumerando

todos los porqués que tú quieras.

En este día, en el que ves desfilar

ante tus ojos imágenes bellas

y una música agradable para tus oídos,

el dolor parece el contrapunto a todo eso.

Y es verdad.

Pero, ¿qué adelantas con tantas quejas

y por qué te martilleas la cabeza con tantas preguntas?
Todos sufrimos. El dolor no se comprende, se combate.
Sé que no te vale que diga que otros sufren igual que tú.

La gran respuesta al tema del dolor que padeces

–que padecemos– únicamente se encuentra

–para los creyentes– en la luz.

Jesús fue un ser de luz.

Justamente esa luz le daba una gran serenidad

bajo la mirada de su Padre celestial.

Otra clave para el dolor te viene dada

por el hecho de saber que eres amado por Dios.
Me contaba una pareja de jóvenes

de otro continente que en cada beso que se daban,

en cada susurro de su labios,

en cada paso que daban contemplando paisajes,

flores de diversos colores, decían siempre:

”Dios nos ama. Amemos a Dios”.

De esta forma, comentaban,

nuestra vida transcurre por las sendas

de este mundo sin sentir el zarpazo del dolor.

Todo lo vemos con naturalidad:

la salud, la enfermedad y el dolor.

Conectamos nuestras pilas con el amor de Dios.

Eso es todo.

¡Vive hoy feliz!

 

P. Felipe Santos Campaña SDB