¡Alégrate, el Señor está contigo!

Mensaje Espiritual

 

 

 

Lunes, 18 de diciembre de 2017

Semana III° de Adviento

Feria – Morado

Jeremías 23, 5-8 / Mateo 1, 18-24

Salmo responsorial Sal 71, 1-2. 12-13. 18-19

R/. “¡Que en sus días florezca la justicia!”

 

Santoral:

San Flavio, San Winebaldo

y San Modesto

 

Decálogo de la alegría de Adviento

 

1.- Si hablas por teléfono, hazlo con alegría.

La otra persona se dará cuenta que, en tu interior,

hay una fuerza poderosa: el optimismo de la fe.

 

2.- Si has de corregir a alguien, hazlo con alegría.

Se consigue más con miel que con hiel.

Denotará que, Jesús, dirige tus palabras.

 

3.- En tu trabajo procura poner el esfuerzo de la sonrisa.

Los que te vean comprenderán que, una fuerza superior,

te hace diferente a lo que te rodea.

 

4.- En el sufrimiento no pierdas nunca la esperanza de la fe.

Una enfermedad con el peso de la tristeza coloca más peso

sobre la debilidad de nuestras personas.

Lleva ilusión allá donde exista dolor.

 

5.- Aunque por dentro llores, lleva siempre un buen

gesto en tu rostro.

Hay muchas personas que se conduelen con las lágrimas

de los demás pero, otras, se burlan de ellas.

 

6.- Lleva con gozo y con cintura tu pertenencia a la Iglesia.

Manifiesta, con alegría, lo mucho que recibes de ella.

¿Qué no te entienden? ¿Acaso Cristo fue bien acogido en Belén?

 

7.- La alegría debe der ser el lenguaje normal

y ordinario de los cristianos.

Jesús, en todas circunstancias, buscó el bien de los demás.

El júbilo debe de ser el carnet de identidad de una persona

que cree y espera a la Navidad.

 

8.- El Adviento afina las cuerdas del alma.

Prepárate con la Palabra de Dios, con la eucaristía de cada día,

con el sacramento de la reconciliación y… por dentro sentirás

una especial armonía: la alegría de ser todo/a para Dios.

 

9.- Recuerda aquello de: “Quién ríe el último, ríe mejor”.

Muchos, en la Navidad, se perderán entre las telarañas

del consumo, de las luces sin sentido o de los mensajes

sensibles pero sin contenido cristiano. Jesús no pretende

ser acogido por todos pero sí por algunos. Entre ellos… tú.

 

10.- Jesús crece en el seno de la Virgen

y florece en el pesebre de Navidad.

Que seas tú, con tus labios, un pregón de lo que está por acontecer:

La Navidad es el amor de Dios a la humanidad

¿Lo vas a silenciar o proclamar?

 

P. Javier Leoz