¡Alégrate, el Señor está contigo!

Mensaje Espiritual

 

 

 

Lunes, 16 de Abril de 2018

Tercera Semana de Pascua

Feria – Blanco

Hechos 6, 8-15 / Juan 6, 22-29

Salmo responsorial Sal 118, 23-24. 26-27. 29-30

R/. "¡Feliz el que sigue la ley del Señor!”

 

Santoral:

Santa Engracia y San Benito José Labre

 

 

¿Por qué nos ama Dios?

 

“¿Qué tengo yo, que mi amistad procuras?...”

Que el amor de Dios existe, nadie lo puede negar;

que es un amor extraordinario, tampoco;

pero, cuando uno se pregunta ¿por qué?,

como hace el poeta, no hay respuesta.

Pero lo que interesa no es tanto saber por qué,

sino saber que es un amor verdadero, personal, infinito.

Si algún día Dios quiere revelar el misterio,

Él sabrá; pero si no lo quiere decir, a mí al menos

no me importa; me basta estar seguro de esto

y aferrarme a ello: Dios existe y me ama.

Amor con amor se paga:

Así como es cierto que Dios te ama,

también lo es que te pide una respuesta

de amor, y nuevamente no preguntes por qué;

ya San Agustín se hacía esta pregunta:

“¿Quién soy yo, Señor, para que me exijas

que te ame con todo mi corazón, con toda mi alma,

con toda mi mente y con todas mis fuerzas;

y que te disgustas muchísimo si no lo hago...?”

Ama todo lo que puedas y como mejor sepas,

y habrás cumplido.

Dios te ama; es esto tan maravilloso,

tan conmovedor, porque es el AMOR

con mayúscula, y no es cualquier persona.

“La Eternidad nos ama, la Inmensidad nos ama”,

decía San Bernardo.

Pero lo más maravilloso es que te pida el amor,

que te lo exija, y no un amor cualquiera,

sino con todo el corazón, con toda la mente,

con toda el alma, con todas las fuerzas.

Cree en ese amor y corresponde al amor,

y no preguntes por qué, sobre todo,

no quieras que los últimos versos del soneto

se cumplan en ti, aquello de:

“Mañana le abriremos respondía

para lo mismo responder mañana.”

 

Padre Mariano de Blas, L.C.