¡Alégrate, el Señor está contigo!

Mensaje Espiritual

 

 

 

Lunes, 5 de noviembre de 2018

Semana 31 del Tiempo Ordinario

Feria – Verde

Filipenses 2, 1-4 / Lucas 14, 1. 12-14

Salmo responsorial Sal 130, 1-3

R/. “¡Guarda mi alma en la paz junto a ti, Señor!”

 

Santoral:

San Zacarías y Santa Isabel, San Celestino,

San Bertila, Beato Guido Ma. Conforti,

Beata Ángela de la Cruz

y Beata María Rafols

 

 

Mirando hacia adelante

 

Caminando por la vida siempre hay esos

días en que las decisiones tienen que ser

tomadas, en que las elecciones son difíciles,

las soluciones no se muestran y parece

que las lluvias atrasan tu marcha.

 

Existen algunas situaciones donde todo

lo que puedes hacer es simplemente dejar

que sucedan, y proseguir reuniendo fuerzas,

buscando otras direcciones que puedan

llevarte hacia una nueva aurora.

 

Es hora de empacar tus problemas

y dar un paso al frente.

Un proceso de cambio muchas veces

es duro, pero piensa en la alegría

que puede ser encontrada más adelante

si eres lo suficientemente valiente.

 

Pueden existir aventuras que nunca

Imaginaste esperándote en la próxima curva.

Deseos y sueños pueden estar muy cerca

de la realización en formas que aún

no logras entender.

 

Es posible que encuentres nuevas amistades

Que harán brotar nuevos intereses en cuanto

salgas de esa inercia. Podrás aprender

que la vida ofrece muchas opciones

y muchas formas de crecimiento.

 

Tal vez vayas a conocer lugares que nunca

imaginaste que existieran y veas cosas

que nunca viste. Tal vez viajes para maravillosos

y distantes mundos, tomando promisorios

atajos por el camino.

 

Puede ser que encuentres calor, afecto

y cariño, tal vez un “alguien especial” estará

allá para ayudar a equilibrarte, oyendo

con interés las historias y los sentimientos

que quieres compartir.

 

Es posible que te confortes al percibir que hay

amigos que pueden apoyarte en todo lo que haces.

Cree que, sea cual fuera tu decisión,

ellos podrán ser la elección correcta para ti.

 

De modo que ve dando un paso cada vez,

viviendo la vida un día cada vez.

¡Hay una estrella más brillante allá

en lo alto del camino!

 

No veas hacia atrás.

¡Tú no estás yendo en esa dirección!