¡Alégrate, el Señor está contigo!

Mensaje Espiritual

 

 

 

Jueves, 18 de octubre de 2018

San Lucas, Evangelista

Fiesta – Rojo

2 Timoteo 4, 10-17b / Lucas 10, 1-9

Salmo responsorial Sal 144, 10-13b. 17-18

R/. “¡Tus santos anuncian la gloria de tu reino, Señor!”

 

Santoral:

San Lucas, Evangelista

 

 

Mirarse con ternura

 

Una hoja de papel, puesta sobre un escritorio

junto a otras hojas iguales a ella, se encontró

un día cubierta de señales. Una pluma, llena

de tinta negra, había trazado sobre ella

muchas líneas y palabras.

          

– ¿Por qué me has tratado así?, dijo resentida

la hoja de papel a la tinta.

¿No has podido evitarme esta humillación?

¡Estaba tan blanca y limpia...!

Pero me has ensuciado, me has estropeado

para siempre...

            

– Espera, respondió la tinta, yo no te he ensuciado,

te he revestido de símbolos. Antes tú no eras

más que una simple hoja de papel; ahora

te has convertido en un mensaje.

Guardas el pensamiento del ser humano;

eres un instrumento precioso. (Leonardo da Vinci)

           

Hemos de amar y amarnos con todo

lo que somos y tenemos.

“Hemos de amarnos a nosotros mismos

lo mismo que a cualquier otro pobre

miembro del cuerpo místico de Cristo...

Hemos de aprender a mirarnos a nosotros

mismos con ternura”. (Bernanós)

           

Se habla mucho, casi constantemente,

del amor al prójimo. Y está muy bien.

Pero tendríamos que educar para valorarnos

y amarnos a nosotros mismos porque,

entre otras razones, en cada ser humano

vive y actúa Dios.

 

Quien se ama a sí mismo:

– Se aprecia, descubre sus cualidades

   y disfruta de ellas.

– Siente afecto, se siente bien consigo mismo

   y se trata con cariño.

– Se acepta como es, con sus virtudes y defectos.

– Se cuida, presta atención a todas las necesidades

   y cuida todo con amor.

            

El que se estima no es envidioso ni egoísta,

no se cree superior ni es autoritario.

Se ama y se acepta como ama y acepta

a los demás.

 

El que se ama y ama a los otros será capaz

de comprometerse para que todos sean iguales

en dignidad. La persona con baja autoestima,

en vez de amar a los otros, tratará de manipularlos.

 

P. Eusebio Gómez Navarro OCD