¡Alégrate, el Señor está contigo!

Mensaje Espiritual

 

 

 

Jueves, 10 de mayo de 2018

Sexta Semana de Pascua

Feria – Blanco

Hechos 18, 1-8 / Juan 16, 16-20

Salmo responsorial Sal 97, 1-4

R/. “¡El Señor reveló su victoria a las naciones!”

 

En los lugares donde la Ascensión

del Señor se celebra en este día

La Ascensión del Señor

Solemnidad – Blanco

Hechos 1, 1-11/ Efesios 1, 17-23

/ Marcos 16, 15-20

Salmo Responsorial, Sal 46, 2-3. 6-9

R/. “El Señor asciende entre aclamaciones”

 

Santoral:

San Juan de Ávila y Santa Solange

 

Debes obrar siempre

 

Tú también debes obrar siempre y en todo

impulsado por las mociones del Espíritu Santo

y en algunas ocasiones convendrá,

que invoques al Divino Espíritu de un modo explícito;

cuanto hagas movido por el Espíritu Santo,

o si prefieres, cuanto el Espíritu Santo obre en ti,

será beneficioso para ti y para la Iglesia.

Santa Teresita del Niño Jesús, que tanto sabía

de la acción del Espíritu Santo, exclamó

quejosamente en cierta ocasión:

"¡Qué cosas tan maravillosas haría Dios

en las almas, si las almas se dejaran hacer!"

Deja que el Espíritu Santo obre en ti, descienda

sobre ti y actúe por ti para lo que Él quiera, aunque

en algunas cosas no siempre lo que el Espíritu Santo

quiere de ti y en ti, coincida con lo que tú quieras

de ti y en ti. Olvídate de ti mismo y entrégate

plenamente al Espíritu.

Piensa que Dios también te ha ungido a ti; tú eres

el Cristo de hoy, el Cristo de aquí, el Cristo para

los hombres de hoy; tú estás ungido para estos hombres

de hoy y de aquí, a quienes debes transmitir la liberación

y la recuperación.

Debes ponerte a disposición del Espíritu como dócil

instrumento para que en tí y por ti realice el Espíritu

su obra salvadora y santificadora. No temas, pues,

en sentirte el ungido del Señor, pero obra en todo

como lo que eres.

De la boca de Jesús, salían palabras llenas de gracia;

también deben salir de la tuya palabras saturadas

de gracia, palabras de comprensión, palabras de fe

y de amor: ahora eres tú el que tiene que hablar,

Jesucristo te ha cedido el lugar, ocupas tú su puesto

y compartes su misión.

El mundo de hoy espera oír de ti palabras llenas de gracia,

llenas de luz para un mundo que está caminando a oscuras,

llenas de amor para un mundo que se debate en el odio,

llenas de paz para un mundo desgarrado por la guerra,

llenas de generosidad para un mundo devastado

por el egoísmo

 

P. Alfonso Milagro