¡Alégrate, el Señor está contigo!

Mensaje Espiritual

 

 

 

Jueves, 4 de octubre de 2018

Semana 26ª durante el año

Memoria obligatoria – Banco

Job 19, 21-27 / Lucas 10, 1-12

Salmo responsorial Sal 26, 7-9c. 13-14

R/. “¡Contemplaré la bondad del Señor!”

 

 Santoral:

 San Francisco de Asís, Santa Aurea

y Beato Michel Callo

 

La bondad no hace alarde 

 

Durante el verano la familia 
se iba casi todos los días a la playa. 
A diario los niños veían a una viejecita 
que buscaba algo en la arena. 
Le fueron tomando confianza. 
Ella sólo les regalaba una sonrisa. 
Los papás se sintieron un poco molestos 
porque no les inspiraba confianza. 
Hasta que un buen día la viejecita dejó de ir a la playa. 
Y recién se descubrió que la mujer, 
en un intento de hacer algo que valiese la pena, 
recogía restos de vidrios para que los niños no se cortasen
y pudiesen corretear felices.

Hay muchas maneras de sentir la alegría y la felicidad. 
La mejor felicidad no es el reconocimiento, 
sino el bien que generosamente hagas. 
Aunque los demás no se den cuenta.

La mejor felicidad es hacer el bien por el bien mismo. 
No es la que cobras y te pagan al día, 
sino la que los demás ignoran pero tu corazón reconoce.
La mejor felicidad no es 
la que se publica en las primeras páginas, 
sino la que tú escribes en las páginas de tu corazón. 
La mejor felicidad es fruto de aquella bondad 
que nadie conoce hasta que sienten su falta.

Hay muchos que buscan nada más 
que las alabanzas de los demás. 
Ellos nunca sienten felicidad por lo que hacen. 
Ellos se alegran por lo que reciben. 
Tu mejor inversión es la que nunca vas a cobrar 
de los niños que juegan en la playa. 
Sentirte feliz por lo que haces ya es suficiente recompensa.

¿Por qué esperar siempre a que los demás 
cumplan con su deber para que tú 
puedas hacer el bien ahora mismo? 
¿Por qué tener que institucionalizar 
siempre el hacer el bien? 
Esto le toca a aquel y esto le toca al otro. 
La bondad es algo más que cumplir con las instituciones.
Es fruto del corazón 
que está siempre por encima de todo.

¿Por qué para hacer un favor 
debo esperar a que tú me lo hayas pedido? 
Con la bondad no se trafica. 
No se compra ni se vende. 
Si Cristo esperase justificar su muerte, 
creo que para estas horas 
estaría gozando de muy buena salud.

El día que no tengas nada que hacer vete a la playa 
y recoge lo que puede ser un peligro para los demás.
Luego date un fresco baño. 
Verás qué rica te sabe el agua 
lavando el sudor de tu generoso servicio.

 

P. Clemente Sobrado C.P.