¡Alégrate, el Señor está contigo!

Mensaje Espiritual

 

 

 

Jueves, 3 de mayo de 2018

Santos Felipe y Santiago, apóstoles

Fiesta – Rojo

1 Corintios 15, 1-8 / Juan 14, 6-14

Salmo responsorial Sal 18, 2-5

R/. “Resuena su eco por toda la tierra”

 

Santoral:

Santos Felipe y Santiago, apóstoles,

La Santa Cruz y San Juvenal

 

Nostalgia...

 

Un día, la mayoría de nosotros

se separará. Sentiremos nostalgia

de todas las conversaciones derrochadas,

de los descubrimientos que hicimos,

de los sueños que teníamos, de tantas risas

y de los momentos en que compartimos

todo aquello.

 

Nostalgia hasta de los momentos

de lágrimas, de angustia, de las vísperas

de los fines de semana, de los finales de año. 

En fin... del compañerismo vivido.

 

En breve cada uno va por su lado,

sea por el destino o por algún

desentendimiento, cada quien sigue su vida.

Tal vez continuemos encontrándonos.

Quien sabe, nuestros e-mails queden truncados...

 

Podemos telefonarnos, conversar algunas

boberías... Pasarán días, meses, años...

hasta que ese contacto se volverá cada vez

más raro. Y nos perdemos en el tiempo...

 

Un día nuestros hijos verán aquellas fotografías

y preguntarán: ¿Quiénes son esas personas?

Diremos que eran nuestros amigos.

Y eso va a doler tanto... La nostalgia

va a apretar bien adentro del pecho.

Va a darnos ganas de llamar, para oír

aquellas voces nuevamente...

Cuando nuestro grupo esté incompleto...

nos reuniremos para el últimoi

adios a un amigo.

 

Entre lágrimas, nos abrazaremos. 

Haremos promesas de encontrarnos

más a menudo, de ahí en adelante.

Pero al fin, cada uno va para su lado

para continuar viviendo su vida,

aislados del pasado. Y nos perderemos

en el tiempo una vez más.

 

Por eso, aquí va un pedido

de este humilde amigo: 

no dejes que la vida pase en blanco

y que pequeñas adversidades sean

la causa de grandes tempestades...

 

¡Mucha paz, mucha luz!

A mis nobles amigos y amigas.