¡Alégrate, el Señor está contigo!

Mensaje Espiritual

 

 

 

Jueves, 2 de agosto de 2018

Semana 17ª durante el año

Memoria obligatoria – Blanco

Jeremías 18, 1-6 / Mateo 13, 47-53

Salmo responsorial Sal 145, 1b-6b

R/. “¡Feliz el que se apoya en el Señor!”

 

Santoral:

San Eusebio de Vercelli, San Pedro Julián Eymard

y Beato Francisco Calvo

 

Permitirse ser débil

 

Permitirse llorar no es fácil...
Nos han educado para ser fuertes,
ser árboles de pie ante las adversidades de la vida.
Muchas veces sentimos angustia,
el pecho dolorido ante tantas presiones
y seguimos caminando,
no nos detenemos a llorar:
"Debes ser fuerte...",
"Llorar es de los débiles...",
"Los hombres no lloran...",
"Llorar es sinónimo de flaqueza..."

Tantas frases hemos escuchado en nuestra infancia,
en nuestra juventud que, ante el dolor, la pérdida,
las injusticias, el fracaso no nos permitimos llorar
y agobiados ante tantas presiones y exigencias,
en esos pequeños instantes íntimos, "nuestros",
cuando estamos solos, nos dejamos llevar
y las lágrimas que ahogaban nuestro ser
empiezan a brotar...

Sufrir la pérdida de ciertas cosas
es inherente a la vida del ser humano.
Muchas veces las cosas que perdemos
o que se rompen en nuestras vidas
son irreemplazables,
y ni siquiera nosotros mismos podemos repararlas.
Los que nos quieren,
muchas veces pueden ayudarnos
a aliviar nuestro dolor y a soportar las pérdidas.
Cuando somos padres,
tratamos de demostrar a nuestros hijos
que somos fuertes, que nada nos quiebra,
que nada nos duele,
ya que tememos dañarlos con nuestras debilidades
y con nuestras lágrimas...
¡qué equivocados estamos...!

Ellos saben de nuestras tristezas
y de nuestras alegrías.
Tan sólo con mirarnos, con abrazarnos,
con acariciarnos, perciben nuestro dolor.
No pidamos permiso para llorar...
si sentimos que no podemos
contener nuestras lágrimas,
si sentimos que el corazón nos duele: lloremos...
No tenemos que ser fuertes todo... el tiempo,
toda la vida...

Debemos permitirnos ser, por momentos, débiles
y dejar que nuestros sentimientos salgan...